Top Ten: Riesgos Literarios

septiembre 22, 2016

¡Hola ojeadores! ;)

Hoy toca un nuevo Top y os voy a hablar de un tema que permanece en la oscuridad, olvidado largamente por la población y al que nadie está intentando poner medidas: los riesgos literarios. Sí, nosotros, los lectores, deberíamos de ser catalogados dentro del ámbito "profesiones de riesgo". Día a día padecemos innumerables riesgos que ponen en jaque nuestro estado físico y mental, pero nadie repara en ello.


Tranquilos almas cándidas, tras una larga (bueno, tampoco tanto) reflexión, he decidido dar visibilidad a todos aquellos riesgos que, como lectores, padecemos día sí y quizás al otro también. Porque ser lector tiene más peligro que Gollum en una joyería, más ansia viva que la de Mcgiver en una ferretería y más alucine que atracar a Doraemon y pedirle que te "entregue todo lo que tiene". Hete aquí un nuevo Top que demostrará que ser lector no es un juego de niños ;) ¡Empezamos!




1.- ¡Marchando una máscara de hierro!: Vamos a empezar este tenebroso Top con una afirmación: los libros, en ocasiones, se ponen agresivos. Sí, luego hablan del Monstruoso Libro de los Monstruos. No hace falta irnos a Hogwarts para encontrarnos con libros con vida propia, que agreden al pobre dueño cuando menos se lo espera. Con el paso de los años, he detectado que son especialmente agresivos los libros de tapa dura: esos pequeñuelos que cuando están cansados de que los tengas en alto, se revelan contra ti y se tiran sin piedad contra tu cara, tu ojo o cualquier parte descubierta que tengas. Pueden abalanzarse totalmente desplegados y darte una torta con todas sus hojas bien abiertas, u optar por clavarse ESE pico maldito que duele lo que no está escrito.

Y así nos pasamos nuestros minutos, en plan Jackie Chan patrio, moviendo brazos, piernas y soltando grititos frustrados muy poco serios, intentando frenar en tres microsegundos la tragedia que ves venir y no vas a poder parar. Mi cara está hecha un mapa y no me lo cubre el seguro. Solicito urgentemente la máscara esa que mencionaba al principio. Seguro que Leonardo DiCaprio es lector y lo vio venir antes que nosotros. Y nosotros creyendo que estaba encerrado en la Bastilla pasando penilla. ¡Ja!

2.- ¡¡Apártate Bolt, que el libro es mío!!: ¿Se han planteado las Federaciones Olímpicas la cantidad de candidatos que están perdiendo en atletismo? Los lectores somos una mina de deportistas de élite, capaces de pasar de cero a cien en tres segundos cuando vemos el libro que queremos a nuestro alcance, sin importar la integridad personal. En el instituto odiaba la hora de gimnasia, pero oye, ponme una novedad que quiera leer: lo vais a flipar, nenes (#LikeANinja).

SITUACIÓN DE RIESGO: Tú, alegre comprador, llegas a tu librería, centro comercial o vete a saber el sitio en el que compras libros. Llegas en plan Hello Kitty, feliz de la vida porque vas a hacerte con un botín lector que vas flipar pepinillos. Pero ¡maldición!, con tus superpoderes de visión nocturna te das cuenta de que únicamente queda un ejemplar de ESE libro. Y ¡Ayúdame Señor!, ves que por el lado contrario llega otro lector con la misma cara de trastornado y con los ojos puestos en ESE libro. Ni Clint Eastwood en el Oeste vivía esta tensión.
(Música de lucha-por-tu-vida-lectora, por favor) Se inicia una carrera mortal de cien metros obstáculos: ¡Aparte señora oiga, quita niño, que el libro tiene que ser mío! Y así entre cien y quinientos codazos, empujones, ansias y miradas destructoras hasta llegar al objetivo. Si consigues llegar antes que tu oponente, patitas para qué os quiero, ríete de Bolt y sus récords, huyes en plan cobarde pero con el botín bien amarrado. Si no, pues utilizamos nuestra mirada matadora y le deseamos al contrario las peores lecturas posibles.

3.- Faquir Power: La verdad es que acabo de escribir el título y me he visto las piernas. No, no le pasan nada, tranquis. Pero me he dado cuenta de que cuando leo o escribo, mis poses son rarunas. Que si cruzo las piernas de tal forma que vete a saber luego como se desenroscan, que si me pongo de lado en plan Sirenita y luego me duelen los riñones, que si boca abajo cual foca y luego me tienen que sacar del sofá con carretilla porque ahí me he quedado clavada. Ahhhh, la edad, ¡Qué traidora! Se dice, se comenta, que durante la época del Cretácico se recomendó leer recto, en un sillón y con la espalda como un palo de escoba. Ingenuo el que hizo la recomendación: ser lector tiene sus riesgos y a nosotros nos gusta vivir al límite. Ouh Yeah.

4.- La verdad está ahí fuera: Mulder y Scully, venid incautos, venid. Porque a los lectores no se nos puede hacer estas cosas. ¿Por qué en los libros nos hacen creer que el género humano es maravilloso, alto, guapo, listo, PERFECTO? ¿Y por qué al salir a la calle el 99% es bajo, normalito y de inteligencia media? ¿Qué está pasando aquí? Pero hoy no voy a centrarme en los guapérrim@s que hieren nuestra sensibilidad y expectativas. Me voy a centrar en la amistad. Esa amistad que aparece en las novelas: inquebrantable, perfecta. Y luego nos toca fijarnos en la amistad "humana". Esa en la que aparece la absurda frase: "soy amigo de mis amigos". Vamos a ver, ¿entonces de quién querías ser amigo, hijo? ¿De tu enemigo? ¿De un desconocido? ¿Tienes riego cerebral? Nunca he pillado esa frase, para ser sinceros. Eso en los libros no sale.

¿Y esa amistad estilo "sálvate tú, a mí me da lo mismo morir horriblemente"? No quiero parecer una desalmada pero os voy a poner en otra...
SITUACIÓN DE RIESGO: Dos amigos. Un precipicio. Uno está colgando de tres dedillos y el otro lo tiene enganchado para que no se caiga.

En los libros se dirían cosas heroicas estilo:
- ¡No te soltaré! ¡Jamás te dejaré ir! (y chorradas varias)
- ¡No! ¡Libérate de esta carga! ¡Sálvate y deja que me pegue la torta padre!

Pero la realidad sería:
- ¡Suéltame garrapataaaa! ¡Que tengo familia y un trabajo de 500 euros que mantener!
- ¡Como me sueltes te mato, desgraciadooo!  ¡Siempre he sabido que eras de lo peor! (y otras lindezas varias)

Sí, no solo en cuestión de belleza y buenorrismo los libros han hecho daño al lector: la amistad también está demasiado sobrevalorada.

5.- ¡Mirad, ahí viene una Furia!: Sí amigos lectores. Trastornados. Así somos. Y así nos deja la lectura en ocasiones. Carne de cañón en pleno estado de efervescencia. Mala leche reconcentrada. Capaces de adorar a un personaje y a su autor o destrozar como animales salvajes a esos pobres incautos. Ser lector no es sencillo, no. Este estado de placidez que nos comporta la lectura puede verse quebrantado fácilmente cuando Fulano se junta a Mengano o cuando Zutano hace esto y no aquello. Ese momento todo nuestro sistema se rebota, pilla un cabreo de mil demonios y alzamos los puñitos en plan Escarlata O'hara clamando venganza si la situación no se arregla. Somos pequeños Gremlins rodeados de agua. Los Jekyll y Hyde modernos. No es fácil verse sometido a ese estrés, exijo compensación emocional.

6.- Sí.... No... Bueno... ¡Ay, nooo!: Decisión. Los lectores no tenemos ni un segundo de reposo, siempre tenemos que estar tomando decisiones. Y eso afecta a la patata. Si nos gusta el libro no queremos acabarlo. Pero ¡qué narices! Es que estaba tan bien... Venga, voy a por un capítulo y nada más, para ver lo que pasa.

(5 horas después)

¡Noooo! ¡Si solo me queda un capítulo! ¿Y ahora qué hago?
Bueno, lo voy a dejar en reposo para que me dure un poco más.

(5 segundos después)

¡NO PUEDO CON LA INTRIGA! ¡Voy a echarle un ojo!

Y así con todo. Esta vida no es sana. Estos sofocones, estas ansias y dudas existenciales. Ya me está doliendo el corazón solo con pensar cual será mi próxima lectura. Imaginaos si me acaba gustando lo que puede ocurrir. Be water my friend. Mey Dey.

7.- Ríete tu de Hannibal Lecter: Con lo que llevo escrito, ya os habréis dado cuenta que tenéis un problema ¿verdad?. Bueno, pues como soy muy de dar buenas noticias, os traigo un problema más: mantener a buen recaudo vuestra inquieta naricilla. Los lectores somos seres oscuros, extraños: nos da por oler cosas. Cosas como hojas. Somos capaces de crear tornados con la velocidad a la que pasamos las hojitas de los libros para sacar el olor de las páginas. Pedir a alguien que os grabe, ya veréis que miedo dais. Esa inspiración profunda, esa cara de felicidad que ponemos, esa repetición compulsiva de pasar hojas una y otra vez para seguir oliendo. El remake de Hannibal Lecter se llamará Hannibal "Lector" (SÍ, ES MALO, PERO SI NO LO DIGO REVIENTO ;)

8.- Encuentros en la Tercera Fase: Lo que voy a decir ahora de verdad que es un riesgo. ¿Quién no se ha encontrado con un Homo Sapiens que se cree tan inteligente que la lectura (y por ende el lector) le parecen un soberano y aburrido paleto? Esos seres de inteligencia superior a la media, que les dices que una de tus aficiones es leer y se te quedan mirando como si les dijeses que eres un ser evolucionado de Júpiter. Y ahí entran los encuentros y las fases según los comentarios:

Primera fase (aún crees en el género humano):
Acción: "Bueno, yo es que no soy mucho de leer"
Reacción: Ya, bueno (buff, ya vamos mal, pero demos una oportunidad)

Segunda fase (la semillita de la duda empieza a germinar):
Acción: "¿Y no te cansas de leer?"
Reacción: ¿Y tú de hacer preguntas chorras?

Tercera fase (ya no hay semilla, tienes todo un bosque que te confirma lo inevitable):
Acción: "Yo creo que leer es perder el tiempo, yo soy más de acción"
Reacción: ¿Ah, sí? Bueno, pues como eres de acción, te recomiendo que inicies la emocionante aventura de comprarte un cerebro. Apasionante, ya verás ;)

Luego una se cría la fama de borde y tal. ¡Qué feo, QUÉ FEO insinuar eso por su parte! ;)

9.- Vivimos en un bucle espacio-temporal: El tiempo, ese gran enemigo del lector. Ahhh, esas veces en las que estás leyendo el capítulo más interesante, en el que se va a desvelar todo, los protas terminan confesándose su amor eterno forever & ever y... ¡DIOS, QUE TENGO UNA CITA! Miras el reloj con tal velocidad que te cruje el pobre cuello y descubres que ¡madre del amor hermoso! ¡Te quedan cinco minutos para la hora y estás con esos pelos y un pijama extra-mega-hortera-pero-cómodo-y-calentito! Corres por toda la casa como el Correcaminos y de repente suena el teléfono, telefonillo o cualquier cosa demoníaca que te meta más presión encima. Y ahí viene el bucle espacio-temporal: tu frase "Ya voy" significa media hora, "Ya casi estoy" son 45 minutos y el "Estoy bajando" ya nos ha dado el alba.

10.- Sí, somos del Postureo (y lo sabes): A este apartado creo que le dedicaré un Top Ten independiente porque tiene mucho (muchísimo) potencial. Todos hemos caído en el postureo a la hora de leer: que si nos echamos una foto enseñando piernas en plan interesante con un libro encima (cuando en realidad estamos espatarrados en la cama, sofá, etc). Que si foto con un libro en la playa, cuando al final el libro se te queda chuchurrío por la arena, el agua, el calor y no hay manera de leer. Que si nos ponemos a revolver toda la casa para echar una foto a un libro y montamos un plató de televisión para subirla rápido a Instagram. Yo voto a favor de hacer un making off previo, seguro que daría más de sí que la foto. O esos atrevidos, esos que no tienen miedo a nada y se van al centro comercial a leer los libros veinte minutos cada día hasta que lo acaban. Y sí, luego le echan la foto y la suben a Instagram. En el fondo, muy en el fondo, somos gente de espectáculo y nos va la marcha ;)

Y hasta aquí el Top Ten de la semana.
¿Habéis padecido alguna otra situación de riesgo? ;)
¡Os leo guapísimos míos!  ;)

Igual también te interesa...

33 comentarios

  1. Absolutamente, ABSOLUTA. Como siempre.
    ¡Enhorabuena! ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ;)

      ¡Aix, muchísimas gracias! Me vas a sacar los colores, que soy una chica tímida jopetas xDDD
      Me alegro (mucho) de que te haya gustado el top, siempre los hago con cariño (y una pizquita de mala leche jajajaja ;)

      Un besote!!

      Eliminar
  2. ¡Cuánta razón! Yo también pongo poses súper extrañas al escribir o leer xDD muchas veces me falta sofá o cama para seguir dando vueltas mientras leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Allteriel!

      Tenemos alma de faquir, te lo digo yo jajajaja! No sé, es que yo me tengo que poner recta con la espalda como un palo y leo una página y media seguro xD Tras largas reflexiones internas he llegado a la conclusión de qie cuanto más rara es la pose, más concentrada leo jajajaja ;)

      Un besote!

      Eliminar
  3. Solo me identifico con alguno de los "peligros" pero me he reído mucho leyendo esta entrada y voy a decir algo que no he dicho antes: ¿te has planteado escribir un libro?. No soy a priori nada fan de libros de blogueros o youtubers, pero es que me encanta tu sentido del humor y cómo te expresas. Un chik lit o un libro juvenil en todo gracioso te quedaría geeeeenial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Atenea!

      Me alegro de que te haya gustado el top ;) ¿Sobre lo de escribir libros? Pues no sé, siempre me ha gustado escribir y contar cosas, pero nunca me he planteado seriamente escribir un libro. Oye, la vida da muchas vueltas, así que tampoco lo descartaría, ¡quién sabe! De todas formas, que me plantees esto pese a no ser fan de libros de bloggeros/youtubers me alegra el día, mil gracias ;)

      Un besote!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Si es que no hay punto con el que no me sienta identificada. Que se te caiga el libro en la cara, quedarte hasta tarde porque no puedes parar de leer, parecer borde con la gente que no coge un libro ni que le vaya la vida o lo de las tropecientas posiciones de yoga y pilates que probamos para encontrar la postura perfecta para leer. Jejejejeje ¡Muy bueno!
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima!

      Jajajaja, no sé, es que me han pasado cosas de este estilo tantas veces que tengo que plasmarlo por escrito para liberar la frustración jajajaja! ;)

      Me alegro de que coincidamos en este tipo de cosillas, es que ser lector nos une en las alegrías (y en las penas jajaja).

      Besotes!

      Eliminar
  6. He borrado el anterior comentario porque lo había redactado mal. :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! La culpa es de los teclados del pc y del móvil, que son unos traidores ;)

      Eliminar
  7. Hola! Estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho! Sobre todo con lo de la máscara. Que se te caiga un libro, bueno, tira que va. Ahora, que se te caiga el ebook en toda la cara... O te mata el golpe o el infarto de pensar que te mata el golpe xD

    Muy divertida la entrada!

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lilly!

      Jajajaja, es verdad, los ebooks también tienen sus riesgos xD No sé, será que yo suelo leer más en físico que en digital, pero por suerte todavía no he recibido un cacharrazo de esos jajajaja. Tendremos que ir con máscara para protegernos, decidido ;)

      Un beso!

      Eliminar
  8. Hola!
    Me ha encantado la entrada! A mí me ha pasado que por leer luego tengo que ir con prisa para arreglarme jaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Samantha!

      Siiii, eso es algo que ya sea por libros o sin ellos, pasa xD A eso le llamo yo aprovechar bien el tiempo hasta el último segundo xD

      Un besote!

      Eliminar
  9. Genial la entrada!! De verdad...

    Yo añadiría que en los libros debería de haber un prospecto avisando de los posibles efectos secundarios que puedan ocasionar al lector... como cuando muere uno de tus protagonistas favoritos, ¡algo muy injusto! O eso, o darles a firmar a los autores una especie de cláusula donde se comprometan a no matar así como así a los protagonistas... jejejej
    Estabas inspirada y te ha quedado un post genial!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Belén!

      Jajajaja, me encanta la idea del prospecto, creo que entonces el 80% de los libros tendrían que llevar uno, porque siempre hay algo que no nos acaba de gustar ;) Somos muy exigentes xD
      Me alegro de que hayas disfrutado de la entrada!

      Un besote!

      Eliminar
  10. ¡Hola! Coincido plenamente con los puntos de tu entrada
    ¡debemos crear el seguro del lector!

    Un besazo, me encanta el blog 🌊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ola!

      Siiiii. Yo me apunto al seguro fijo fijísimo, te lo digo xD ¿A que hemos descubierto la gallina de los huevos de oro y nosotras aquí sin saberlo? XD

      Un besote!

      Eliminar
  11. Hola!
    me has hecho reír un montón con tu top ten, estoy muy de acuerdo con todos los puntos!! jajaja
    Muy buena entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Libezzy!

      Jajajaja, me alegro por coincidir en todos los puntos, ¡no es tarea sencilla eh! ;)

      Un beso!

      Eliminar
  12. ¡Hola!

    Jajajaja como me he reído con esta entrada. Dios, me siento super identificada ahora mismo con lo de las amistades, porque justo me estoy leyendo un libro en el que la protagonsita llega el primer día a clase, conoce a un chico y... pumpa, mejor amigos super amigos para toda la vida, así sin más (que ni hay amor ni nada). Y yo como: ala maja, que eso en la vida real no pasa, ¿eh?

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene!

      Es que eso de las amistades de uña y carne en tres microsegundos... Como que no lo veo muy claro xD Oye, igual esto pasa en la vida real, pero a mi no me convence jajajaja ;)

      Un besote!

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho el toque de humor que le has puesto a esta entrada, siempre desde el respeto ^^
    Es demasiado real la de "La verdad está ahí fuera" jajaja
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Me alegro entonces de que te gustara la entrada ;) Siempre intento hacer unos Top un poco distintos y con un toque de humor para sacar alguna sonrisilla, que nunca vienen mal ;)

      Jajajaja, sobre lo de la verdad... Es que es salir a la calle y darse cuenta de que los libros nos han creado unas expectativas un poquitín demasiado altas xD

      Un beso!

      Eliminar
  14. Holaa quería decirte es que te he nominado al Book tag de los libros encadenados te dejo el link por si quieres pasarte http://lectoradelanoche.blogspot.com.es/2016/09/book-tag-libros-encadenados.html
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Gracias por la nominación ;) En cuanto pueda me paso!

      Besos!

      Eliminar
  15. Jajajajaja cómo me gustan estas entradas tuyas así de dementes. Al final leer es un deporte de riesgo, MIRÁ, MAMÁ, VES QUE SÍ HAGO ALGO. Bueno.

    Un beso, bonita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sof!

      Jajaja, eso mismo, que no se diga que no hacemos deporte luego xD Me alegro de que te haya gustado la entrada! ;)

      Un besote!

      Eliminar
  16. Hola! Me ha encantado, como siempre, pero mi preferido ha sido el de la amistad! Que gran verdad y que daño han hecho los libros jajajaja un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapetona!

      Jejeje, me alegro de que te haya gustado ;) Lo de la amistad es mítico, luego nos extrañamos de las decepciones que se pilla la gente, si es que se ve venir xD

      Besotes! ;)

      Eliminar
  17. ¡Hola!
    OMG!! Amé la entrada, estuvo genial XD Yo sufrí una situación de riesgo al leerla jaja, estaba comiendo (mala idea) y por la cuarta situación suelto la carcajada y mi comida casi se vuelve parte del fondo de pantalla de la compu XD mejor eso a que me ahogara, ¿no? jaja.
    Estaré esperando con ansias el top ten del postureo XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula!

      Jajajaja, ten cuidado, que para leer los Top hay que estar concentrado xD Mezclarlo con comida no es buena idea xDD Me alegro un montón de que te haya gustado el Top (pese a las dificultades xD). Prontito habrá uno nuevo ;)

      Besotes!

      Eliminar

Subscribe