Érase una vez #3: Venecia, la Sereníssima

abril 21, 2016

¡Hola chicos! Hoy ya es jueves y el fin de semana está a la vuelta de la esquina (menos mal ^^), pero antes de que llegue, quiero poneros los dientes largos y os voy a llevar en un tour guiado y desde vuestro sillón a visitar una de las ciudades más maravillosas en las que he tenido el placer de estar: Venecia.

Las famosas góndolas
Me atrevería a decir que Venecia es uno de esos lugares que todos deberíamos poder visitar una vez en la vida. Por muchas similitudes que le quieran encontrar con otras localidades también atravesadas por canales, la experiencia de pasear tranquilamente por las empedradas calles venecianas es inigualable. No sé si habréis podido visitarla alguna vez pero a los que sí ¿a que tiene un aire de decadencia y de melancolía? Y eso me encanta, es como si la ciudad se hubiese quedado anclada en el pasado, rezumando carácter e historia por los cuatro costados.

Siempre me ha parecido interesante conocer el origen de las ciudades, los motivos que llevaron a sus primeros moradores a establecerse en ese rincón del mundo en concreto, y como dato curioso, Venecia se fundó como mecanismo de escape y de protección. ¿Y de qué escapaban? Pues de las garras de Atila, rey de los Hunos. Parece que el tipo tenía bastante malas pulgas y arrasaba con todo lo que se ponía por delante (de ahí la frase de que dónde Atila pisaba no crecía la hierba), pero mira tú por donde, el amigo no era muy fan del agua. Ahí la población estuvo rápida y pensaron ¿no le gusta el agua? Pues venga, a construir una ciudad sobre las aguas, a ver si al majete se le ocurre meter por aquí la cabeza. Obviamente la cosa funcionó, y las hordas de Atila nunca llegaron a entrar en la ciudad.

Panorámica de Venecia desde el Campanile
Y es que Venecia tiene mucha historia. ¿Sabíais que durante 1000 años tuvo muchísima importancia en el ámbito económico y comercial de toda Europa? Era un enclave muy interesante para realizar las transacciones comerciales entre Oriente y Occidente, así que se erigió como una de las ciudades más ricas de la época, dirigidas bajo el mando del Dux (o Duque), encargado de la gestión de la ciudad, hasta que Napoleón Bonaparte decidió abolir dicho cargo.

Caminar por Venecia es todo un deporte de riesgo. Es realmente bonita, pero las verdaderas "calles" de la ciudad las encontramos en sus canales, por lo que las aceras de las que consta la ciudad son tan estrechitas que hay que ir con cuidado si no queremos darnos un bañito. Por cierto, ni se os ocurra ir en bici por la ciudad, está prohibido y os puede caer una multa.
Día de perros en la Plaza de San Marcos
Si no nos rendimos y seguimos adelante, en menos de lo que canta un gallo nos encontraremos en plena Plaza de San Marcos.

El propio Napoleón, en uno de esos momentos poéticos que le salían de vez en cuando, al verla por vez primera comentó que era "El salón más hermoso de Europa". Ya lo habéis visto, el tío era muy de cosas sencillas y a esa mega plaza la llamó "salón".
Cosas de conquistador.

La plaza en sí es muy interesante por varios motivos:

Marcas para señalar puestos de mercado
- ¿Veis esas líneas blancas en el suelo? No es que tengan intención de servir de decoración, sino que su función consistía en marcar el espacio de cada uno de los puestos en el mercado.

Por cierto, Venecia es muy dada a poner multas por todo. Ni se os ocurra dar de comer a las palomas que colapsan la plaza, porque sí, os caerá una multa xD.
Columnas un pelín agoreras





- También destacan dos columnas altísimas: la de San Marcos y San Teodoro. Y uno al verlas dice: ¡Ala qué chulada! Pues no les debía de parecer lo mismo a los que morían ejecutados públicamente entre ellas. Todo muy esperpéntico. Y al lado había el mercado. Puaj ¬¬. 

Lo bueno que tiene la ciudad es que todo está concentrado en casi el mismo punto: la Plaza de San Marcos. Y aparte de esas dos curiosidades que os acabo de mencionar, destaca especialmente La Torre dell'Orologio, la Basílica de San Marcos, el Campanile y el Palacio Ducal.

Horóscopo
La Basílica es realmente espectacular, pero yo me enamoré irremediablemente de la Torre y de su horóscopo. Es tan, tan, tan bonito que ninguna foto puede hacerle justicia. Y eso que el día de la foto estaba nublado y llovía un poquito. Cuenta la leyenda que el Duque, muy amable él y al estilo faraónico, mandó arrancarle los ojos a los artesanos que lo crearon para que no pudieran realizar ninguna obra más bonita que esa. Hombre por Dios, que hablando se entiende la gente, no hacía falta esas medidas. Hay que ver como se las gastaban en la época.
Vista del Campanile y el Palacio Ducal

Pero sobretodo, y en esto hacerme caso si os acercáis, os recomiendo muchísimo que visitéis el Palacio Ducal. Se paga entrada y es bastante cara, pero os prometo que merecerá la pena. Tuvo multiplicidad de usos: desde residencia, a fortaleza o prisión. En la visita se pueden ver los apartamentos del Duque, la armería y lo más chulo de todo, los calabozos (llamadme friki xD). No se puede sacar fotos por esa zona y no os lo puedo enseñar, pero sí que conseguí sacar una foto que me encanta: la del Puente de los Suspiros. Durante la visita, atravesamos el archiconocido puente y tuve la suerte de poder quedarme rezagada y echar un foto desde una perspectiva distinta a la que normalmente tienen los turistas, desde el interior.

En el interior del Puente de los Suspiros
Cuenta la historia popular que el Puente de los Suspiros, pese a ese nombre tan romántico, era más bien un lugar agorero. Recibe ese nombre por el hecho de que, al estar en comunicación directa entre los calabozos y la plaza en donde se producían las ejecuciones, los condenados a muerte observaban, a través de las ventanitas del puente, por última vez la Laguna. Conclusión: que el suspiro era de canguelo porque iban a morir, así que siento romperos la preciosa idea de encuentros furtivos de amor. La realidad es mucho más triste.

El puente de Rialto
Otro de los lugares más famoso es el puente de Rialto. Particularmente tiene mucha fama y, aunque por fuera es espectacular, por dentro me decepcionó bastante: está todo lleno de tiendecitas y puestos y no sé, no me acabó de convencer. Eso sí, la historia cuenta que nadie confiaba en que el puente se pudiese llegar a construir y se mantuviese estable. Es más, en todas las épocas hay los típicos bocazas que soltaban: "Esto se acabará cuando yo tenga tres piernas" o algo tan romántico como "Cuando se termine me prendo fuego". Bueno, pues en honor a los bocachanclas, como el puente se logró terminar, en los capiteles del puente se puede ver la escultura de un hombre con tres piernas y a una mujer en mitad de una hoguera. Toma ya. 

En busca de Indi
¿Os gusta el cine? ¿Y Indiana Jones? Si es así no os podéis perder la Iglesia de San Barnaba. En Indiana Jones y la Última Cruzada, el padre de Indi desaparece en una biblioteca. ¿Y adivináis cuál era la fachada de esa biblioteca? Pues sí, la de esta Iglesia. No es nada del otro mundo interiormente, pero oye, hace gracia xD.

Pero no todo iba a ser Venecia. Hay muchísimos rincones preciosos en la ciudad y sólo he querido mostraros algunos. Pero si tenéis más tiempo, os podéis acercar en vaporetto (los autobuses acuáticos de Venecia) a alguna de las islas colindantes, que están a muy pocos minutos y tienen un encanto especial.

Paraguas al Sol. Por si cae algo del cielo ^^
Especialmente recomendable es Burano. Sé que os sonará más Murano, y desde luego merece una visita por ser mundialmente conocida por su cristal, pero me pareció mucho más encantadora la primera. Repleta de casitas de colores, cuando pones los pies en esta pequeña isla tienes la sensación de volver a tu niñez y a estar en un pueblo de juguete. Ambiente muy acogedor y más pausado que en Venecia, bien merece una visita. ¿Y por qué esa explosión de color? Pues porque al encontrarnos en medio de una laguna, la niebla es muy habitual, y los marineros tendían a perderse entre sus aguas. Así que buscaron una solución: pintar las casas de colores para de esta manera localizarlas pese a la bruma que se formaba. Y oye, aparte decoran xD.

Panorámica de Burano
Y también recomendaría una visita a Torcello. Es una isla pequeñísima y se ve en un suspiro. Especialmente destacable es el llamado Trono de Atila. Se dice que fue el verdadero trono de mármol del Rey de los Hunos, pero vete tú a saber. También destaca por su leyenda el puente del Diavolo, que hipotéticamente fue construido por el Diablo en una sola noche y cada 24 de diciembre aparece para darse un garbeo en forma de gato negro.

¡Buff, al final me ha quedado una entrada larguísima! Espero no haberos aburrido, vaya rollo que tengo xD Iba a hablaros también de una escapadita que hice a Verona, pero esa me la reservo para otro día, que sino esto ya es inaguantable xD.

¿Qué os ha parecido la entrada? ¿Os ha gustado el tour guiado? ¿Habéis estado en Venecia y sus islas? ¡Os leo! ¡Besotes!

Igual también te interesa...

12 comentarios

  1. ¡Hola! Desde pequeñita he querido ir a Venecia, sobre todo por las góndolas. Gracias por tus recomendaciones, espero ir algún día :)
    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Aix es que Venecia a mi me tiene enamorada. Italia en general me encanta, pero esta ciudad tienen un algo especial que la distingue de todas. Espero que puedas ir pronto a visitarla! ^^
      Besotes!

      Eliminar
  2. Hola,
    Me ha gustado mucho este tipo de entrada. Muy completa, documentada y con unas fotografías preciosas. Yo tuve la suerte de visitarlo en mi viaje de fin de curso con dieciséis años y la experiencia fue única. Y cosas de la vida, acabé estudiando la carrera de Historia del Arte aunque después no haya podido ejercer.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angelica!

      Aix, eres experta en sacarme los colores eh? Muchas gracias, de verdad. Eres un encanto. Leer es una de mis pasiones, pero viajar me enamora. Te aporta una cultura que es imposible conocer de otra forma.
      Vaya casualidad, yo también conocí Venecia por primera vez con 16 añitos, el problema es que no me enteré de casi nada. En esos viajes uno va más haciendo el tonto que otra cosa xD Ahora que una ya está más crecidita aprecia todo de verdad y me gusta fijarme en los detallitos. Por cierto, me encanta Historia del Arte, tiene que ser una carrera preciosa ^^

      Besotes!

      Eliminar
  3. Hola!!
    Muchas gracias por esta entrada!! Me has puesto los dientes largos. No te imaginas las ganas que tengo de ir :___
    Espero poder ir pronto porque es precioso.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      ¡Gracias a ti por pasarte y comentar! Venecia es una ciudad genial, porque puedes hacerte un idea general estando solamente un día o dos, o bien puedes pasarte una semana entera descubriendo rinconcitos preciosos. Merece mucho la pena. A ver si puedes visitarla prontito! ^^

      Un besote!

      Eliminar
  4. Hola! entrada tan estupenda, unas fotos maravillosas y me ha gustado mucho leerte!
    Me ha hecho gracia que allí te multan por todo jaja, creo que es un sitio muy interesante que merece la pena verlo, ojala algún día pueda ir!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Samantha!

      Me alegro de que te haya gustado la entrada! No es que multen por todo, más o menos es lo mismo que cualquier ciudad, pero me hizo mucha gracia las multas por ir en bici XD aunque teniendo en cuenta lo estrechitas que son las calles, es entendible cien por cien ^^

      Besos!

      Eliminar
  5. Me acabás de dejar con unas ganas de ir que ni te imaginás. Qué precioso lugar ♥. Además, todo lo que contás es súper interesante. La voy a guardar en marcadores, por las dudas (?
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sofía!
      Me alegro de que te haya gustado el post! ^^ Venecia es una ciudad preciosa, sin lugar a dudas.
      Besos!

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Tenía ganas ya de ver esta entrada *.* ¡Siempre he querido ir a Venecia! ¡Ahora quiero ir aún más y encima te odio mucho! >.< Bueno, ¡unas fotos preciosas! Es muy curioso eso de las líneas que marcan los puestos del mercado, jamás lo había oído. Y lo de que no se pueda ir en bici casi que lo entiendo y lo apoyo, porque si encima de que las baldosas miden un palmo, pones a gente pasando en bici, tendrías a la mitad de los turistas empapados todo el día jajajaj

    ¡Nos leemos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      ¡Jajajaja! Aix te he puesto los dientes largos, hay que ver lo mala que soy ^^ La verdad es que lo de las bicis es muy entendible, como bien dices, si se utilizaran al final estaríamos todos nadando en los canales xD

      ¡Un besote guapetona!

      Eliminar

Subscribe