Érase una Vez: Hamelin

Feliz Lunes a todos!
Como ya sabéis, además de los libros una de mis grandes pasiones es viajar: la sensación de libertad, de conocer nuevas culturas, paisajes y tradiciones me ha gustado desde que era pequeñita, aunque con los años he ido poco a poco enamorándome de esa sensación y ya no hay forma de abandonarla. Además, gracias a los viajes también he desarrollado la última de mis grandes pasiones: la fotografía.

Y por eso mismo, me apetecía hacer una sección un poco distinta. Una serie de posts en los que sin perder de vista la literatura, se pudieran unir estas dos pasiones: los viajes y los libros. De esta manera nace "Érase una Vez", una sección en la que hablaremos de destinos, tanto europeos como del resto del mundo, los cuales se han visto mencionados en alguna ocasión, como escenario de obras literarias tanto infantiles como adultas.

El Flautista de Hamelin
Partiendo de esta premisa, hoy vamos a tratar un recorrido de cuento (y nunca mejor dicho) por uno de los pueblos que ha servido de localización a una de las historias infantiles más conocidas: Hamelin. Os invito a un viaje a nuestra niñez. Empezamos!

El Flautista de Hamelin (Hamelin - Alemania): Este verano pasado tuve el placer de visitar esta pequeñita población alemana, situada en la Baja Sajonia. Recuerdo que era un día lluvioso, pero ello no le restó ni un ápice de belleza. Es curioso lo preciosos que son los pueblos en donde ocurren todos estos cuentos, tienen ese halo de misterio y encanto que te sumergen en este mundo de fantasía.

Iglesia de Hamelin
Hamelin es un pueblecito muy pequeño (por lo menos la parte antigua que es la que visité y donde ocurre este cuento). Como todos recordaréis, se hizo famoso por el Flautista, ese señor que vino a salvar la población de una infección de ratas y, al no obtener recompensa por parte de las autoridades del pueblo, decidió vengarse y también se llevó a los niños.

Lo curioso de este cuento radica en que tras el mismo hay cierta parte de verdad, ya que en el siglo XIII, hubo varias desapariciones sin resolver, por lo que parece que tras esta historia quizás edulcorada, se intenta reflejar un hecho más dramático. Como siempre, las fábulas y cuentos tienen una moraleja.

De todas formas, lo que me pareció más curioso es que en ningún momento se habla de Flautista en la ciudad. Es cierto, hay esculturas y muñecos del Flautista por todo el centro, pero en los escritos de la época simplemente se habla de un hombre vestido con ropa estrambótica, no de un flautista. Tan sólo se le menciona como "el atrapador de ratas".

Detalle de una ratita por todo el pavimento del centro
La ciudad, para conmemorar este cuento, está repleta de detalles en alusión a el flautista y a sus ratas: placas en los edificios, esculturas e incluso el domingo hay representaciones de la obra.

Pero lo que más me gustó fueron los detallitos de ratones que a lo largo de todo el centro, van marcando la ruta por los lugares en donde sucedió parte de la historia del flautista. Son pequeñas plaquitas adheridas al pavimento con el detalle de una ratita. Me pareció muy original, bien ambientado y encima ayuda a no perderse por las callejuelas del pueblecito. 


Casa de Bodas con toda la fachada llena de campanas
Asimismo, cada día durante unas horas concretas, el pueblo se paraliza y el centro se llena de curiosos para observar el carrusel de figuras que representa la historia. ¿Y a que no sabéis como se avisa en el pueblo a los visitantes para que se dirijan a ver la salida del carrusel? Pues con campanas. Sí, con unas gigantescas campanas que se encuentran dispersas por toda la fachada de una única casa: La Casa de Bodas. Un nombre un poco raro porque nunca se ha celebrado una boda en la misma. Escuchar tantísimas campanas concentradas en un único edificio es realmente impresionante.

Típicas casas entramadas de madera
El pueblo bien merece una visita, ya no solamente por la historia que tiene, sino también por lo bonito y cuidado que está. Destacan sobretodo sus calles empedradas y sus típicas casas de madera y piedra del siglo XV y XVI, llenas de colorido y tradición. Desde luego es fácil imaginarse el cuento paseando por el centro, ya que está muy bien conservado y recrea fielmente la época documentada por los Hermanos Grimm (de los que soy una grandísima fan).

Si tenéis oportunidad de viajar a Alemania y daros una vuelta por la Baja Sajonia, os recomiendo muchísimo que os paséis por este pueblo, tanto para los que somos amantes de la literatura como para los que no, ya que tiene un encanto especial y está muy bien conservado y restaurado.

¿Sabíais que existía realmente Hamelin? ¿Lo habéis visitado alguna vez? ¿Os gustaría conocerlo?
Nos leemos!

Ojolisto

12 comentarios:

  1. El finde pasado estube en la expo de cuarto milenio y habia una escultura y la historia del flautista y me animo a vistar la zona donde vivia y leer bien su historia. Gracias por adelantarte a mis pensamientos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda! Pues menuda casualidad María! La verdad es que cuando visité Hamelin me pareció que detrás de un cuento se escondía una historia un poco más oscura y bastante misteriosa. Tendré que volver a leérmelo.
      Besos!

      Eliminar
  2. ¡Que curioso!
    No es uno de mis cuentos de infancia favoritos pero me ha gustado mucho este recorrido por la ciudad y la historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel! Pues la verdad es que tampoco es uno de mis preferidos pero me parece muy interesante la historia real que hay detrás. Y además, el pueblo en sí es precioso!
      Besos!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Me ha gustado y me ha parecido muy curioso :) A mí me encanta viajar y espero que con los años vaya descubriendo lugares como el que nos muestras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegro de que te haya gustado la entrada! Viajar te da una cultura que no puede aprenderse en los libros, por eso me gusta tanto!
      Besos!

      Eliminar
  4. ¡¡Me encantaaaa!!! *-*
    Yo viajo muy poco... solo he salido de mi isla una vez xD Mi economía no me deja viajar tanto como me gustaría, pero eso no quita que disfrute de estas entradas. Así ya sé a donde quiero viajar *-*
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kiera! Me alegra mucho que te haya gustado la entrada! Para mi leer también es viajar, así que nunca estamos quietos en realidad!
      Besos!

      Eliminar
  5. No sabía de la existencia de ese lugar, sólo conocía el cuento. ¡Gracias por la información! Ojalá algún día pueda ir *-*
    Un abrazo :)
    P.D.: Me ha encantado la sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paula! La verdad es que es un sitio precioso, si algún día tienes la oportunidad de ir, te lo recomiendo muchísimo.
      Besos!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Me encantan este tipo de entradas! Será porque soy muy viajera... jajaja La verdad es que no he ido pero me encantaría!
    Me ha gustado mucho la entrada, un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Muchas gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado la entrada, soy una viajera empedernida, así que este tipo de entradas mezcladas con la literatura son de mis preferidas!
      Besos!

      Eliminar

Instagram